El niño ciego y su madre, fábulas de Esopo con su moraleja

Una madre tenía un hijo que estaba ciego desde su nacimiento, es decir era ciego de nacimiento. El niño ciego le aseguraba a su mamá que el podía ver.

Y con el afán de demostrarle que si estaba ciego, la madre se propuso hacerle una prueba, para ello reunió unos granos de incienso muy oloroso, y le pregunto a su hijo ciego, que le dijera que es lo que estaba delante de él.

El niño ciego le respondió, que era una piedra lo que estaba delante. Su madre con mucha pena le dijo, hijo mio, no solo estas ciego, si no que tampoco tienes el sentido del olfato.

El niño ciego y su madre

Moraleja de la fábula: el niño ciego y su madre

La moraleja de esta fábula de Esopo, nos dice que no nos debemos creer que nuestras imaginaciones son realidades, ya que si lo hacemos, podemos encontrar que la realidad es aun mucho peor.

Una Respuesta
  1. nadia 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *