El perro, el gallo y la zorra. Fábula clásica de Esopo con moraleja


Fábula. El perro, el gallo y la zorra

Se conocieron un día un gallo y un perro y pronto se hicieron muy amigos. Convencidos los dos de que les convenía andar juntos por el mundo, hicieron sociedad y se largaron por esos caminos.

Cuando cayó la noche se detuvieron en el bosque. El gallo trepó a lo alto de un árbol y el perro se acomodó en un hueco del tronco, que le ofrecía abrigado refugio. Al poco rato dormían los dos. Pero sucedió que el gallo, según su vieja costumbre de madrugador, se despertó muy temprano, y antes de que el sol asomara lanzó al aire su agudo canto.

Al oír sus notas, apareció la zorra que, relamiéndose, le pidió que bajara para darle las gracias por tan bella canción.

Ni tonto ni perezoso le dijo el gallo que primero debía llamar al portero que dormía al pie del árbol. La zorra, que sólo pensaba, en el banquete que iba a darse con el gallo, no advirtió el engaño. Se acercó al hueco del árbol y llamó a grandes voces. Con ello despertó al perro quien sin ninguna ceremonia se echó sobre la zorra y la molió a palos.


Moraleja de la Fábula: El perro, el gallo y la zorra.

De nada vale la astucia si no va acompañada de la prudencia. Es inteligente actitud, cuando encontramos un enemigo poderoso, encaminarlo a que busque a otros más fuertes que nosotros

El perro, el gallo y la zorra

El perro, el gallo y la zorra

Un comentario
  1. Neli
    enero 15, 2012 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *