Fábulas de Esopo con moraleja. El mercader de estatuas

Fábula el mercader de estatuas

Un hombre que se dedicaba a la venta de estatuas, creo una estatuilla del dios Hermes para luego venderla en la plaza del pueblo.

Después de un buen rato de estar en la plaza, y al no poder vender la estatua de Hermes, el hombre decidió llamar la atención de las personas, gritando que estaba vendiendo una estatua de un dios que concedía favores y bondades. Al oír esto una persona curiosa se le acercó y le dijo:

Si tan buena es la estatua como dices ¿por la vendes entonces? ¿Por qué no aprovechas sus favores y bondades para ti?

A lo que el mercader responde con lo siguiente:

La vendo porque necesito la ayuda en estos momentos, en cambio la estatua se tarda un poco en conceder los favores.

Fuente imagen: http://www.flickr.com/photos/mrjennings/24202628/

Fuente imagen: http://www.flickr.com/photos/mrjennings/24202628/

Moraleja de la fabula

La moraleja de la fabula de esopo nos dice que no nos dejemos llevar por el interés material y los comentarios sin antes percatarnos.