Fábulas de Esopo y sus Moralejas El joven y el ladrón


Fábula: el joven y el ladrón

El joven y el ladrón. Un muchacho que estaba sentado sobre el brocal de un pozo, vio acercarse a un ladrón, y conociendo sus intenciones fingió llorar amargamente.

- ¿por que lloras así? -le preguntó el ladrón.

- Porque he venido a sacar agua con un cántaro de plata  - contesto el joven –  y se me ha caído al pozo.

Tan pronto como el ladrón oyó esto, se desvistió con toda rapidez y bajó a buscar el cántaro perdido. Intento vano, pues, como es lógico, el cántaro no estaba allí.

Mientras, el muchacho cogió las ropas del ladrón y echó a correr con ellas. De esta manera, el amigo de lo ajeno recibió una lección: fue por lana y salió trasquilado.

El joven y el ladron Fabula con su moraleja

Moraleja de la fábula: El joven y el ladrón

La moraleja de la fábula de esopo nos dice que: El que engaña a un ladrón no merece castigo sino perdón.

Volver a Fábulas de Esopo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *