Fábulas de Esopo y sus Moralejas El Ruiseñor y el Gavilán

Fábula: El ruiseñor y el gavilán

El Ruiseñor y el Gavilán. En la rama de un árbol cantaba un ruiseñor su bella melodía. Por allí pasó volando un gavilán hambriento, que al verlo, se dijo:

-No hay bocado mejor que un ruiseñor cantor.

Y veloz como el rayo se lanzó en picado sobre él, atrapándolo entre sus afiladas garras. El pajarillo, viendo próxima su muerte, suplicó su libertad.

-Amigo gavilán -imploró-, soy un animalillo insignificante, y no podré calmar tu hambre. Hay pájaros mucho más grandes y sabrosos, suélteme y atrápalos a ellos.

El gavilán, tras reflexionar un poco, contesto.

-¡Tonto sería yo si te soltara para perseguir a unos pájaros que ni siquiera he visto!.

Fábulas de Esopo y sus Moralejas El Ruiseñor y el Gavilán

Fábulas de Esopo y sus Moralejas El Ruiseñor y el Gavilán

La Moraleja de la Fábula de Esopo: Es mejor tener algo seguro que promesas para el futuro.

Volver a Fábulas de Esopo