Los caracoles. Fábula clásica de Esopo moraleja

Fábula: Los caracoles

El hijo de un labrador se hallaba tostando unos caracoles.

Oyéndoles crepitar dijo:

¡Ah miserables caracoles, están sus casas ardiendo, y aún cantan!


Moraleja de: Los caracoles

Hacer las cosas fuera del tiempo o lugar que les corresponde, no es nada inteligente.

Los caracoles

Los caracoles