Pekelandia

Fábulas de Esopo con moraleja. El embustero

Fábula el embustero

Un hombre que estaba muy enfermo, al borde la muerte, y con escasos recursos, prometió a los dioses que si le salvaban de la muerte, este le ofrecería en sacrificio cien bueyes. Los dioses queriendo poner a prueba al enfermo le concedieron lo que pedía, es decir, le ayudaron a recobrar su maltrecha salud.

El hombre se levantó de su lecho, donde estaba postrado enfermo, así que decidió cumplir su promesa a los dioses, pero como no tenía los cien bueyes, los modelo con cebo y los llevo a un altar de sacrificio, diciendo lo siguiente:

¡Dioses, aquí tienen mi ofrenda!

Los dioses al ver esto, también decidieron burlarse del enfermo, mientras este dormía, le enviaron en un sueño, un mensaje para que si dirigiera a la orilla del mar, donde encontraría un tesoro de mil monedas de plata.

El hombre muy contento, se dirigió a la playa como se lo habían dicho en su sueño, pero para su mala suerte, cayó en manos de unos piratas que estaban por ahí, lo capturaron y lo vendieron. Y fue así, como el hombre encontró las mil monedas de plata.

Moraleja de la fábula el embustero

La moraleja nos dice que quien trata de engañar a veces termina engañado.

Salir de la versión móvil