Fábulas de Esopo La Cigarra y la Hormiga


Fábula: La Cigarra y la Hormiga

Junto a un campo de trigo, vivían en buena vecindad una cigarra y una hormiga. Cuando llegó el verano, la hormiga se dedicó afanosamente a recoger granos de trigo, guardándolos en su granero para poder alimentarse con ellos en invierno, mientras la Cigarra cantaba sin descanso recostada a la sombra de un árbol.

¡No trabajes tanto, chica!  -  dijo a la hormiga –  haz como yo, descansa, que hace mucho calor, y diviértete.

No hizo caso la hormiguita. Y cuando llegó el invierno y escasearon las provisiones, la cigarra, hambrienta, fue a pedirle comida. Entonces la laboriosa y previsora hormiga, sin abrirle la puerta contesto:

- Si hubieras trabajado en el momento oportuno, como yo, hoy no carecerías de comida. Canta, pues, ahora, mientras yo como.

Fábulas de Esopo La Cigarra y la Hormiga

Fábulas de Esopo La Cigarra y la Hormiga su Moraleja

La moraleja de la fábula de Esopo nos dice que hay que trabajar y no sers perezoso, si quieres comer y ser dichoso.

Volver Fábulas de Esopo

4 Comentarios
  1. david davicho
    septiembre 27, 2012 | Responder
  2. diana karen
    septiembre 28, 2012 | Responder
  3. alejandro
    abril 4, 2013 | Responder
  4. alejandro
    abril 4, 2013 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *