Hércules y Atenea. Fábula de Esopo con moraleja

Fábula: Hércules y Atenea

Hércules el hijo de Zeus, estaba caminando por un camino muy estrecho. Pero mientras caminaba se le interpuso en el camino una manzana, y Hércules intento aplastarla.

Al aplastarla la manzana duplico su tamaño, al mirar esto el hijo de Zeus, la piso aun con más fuerza, además también le propino un golpe con una maza. Pero la manzana siguió creciendo, creció tanto que cerro el camino con su gran tamaño.

Hércules en un intento desesperado lanzo su maza, y esta quedo plantada en la manzana, asombrando al héroe. En esto apareció la diosa Atenea que le dijo lo siguiente:

Escucha querido hermano, esta manzana es el espíritu de la disputa y la discordia, si la dejas tranquilo, esta permanecerá como estaba cuando la encontraste, pero si la tocas, crecerá de forma increíble.

Fábulas de esopo

Moraleja de la fábula: Hércules y Atenea

La moraleja de esta fábula de Esopo, nos dice que la disputa y la discordia son las causas de grandes males en la humanidad, esta crece con los estímulos que le damos.