El enfermo y su doctor. Fábula clásica de Esopo con moraleja

Fábula: El enfermo y su doctor

Habiéndole preguntado un médico a un enfermo por su estado, contestó el enfermo que había sudado más que de costumbre.

Eso va bien dijo el médico.

Interrogado una segunda vez sobre su salud, contestó el enfermo que temblaba y sentía fuertes escalofríos.

Eso va bien, dijo el médico.

Vino a verle el médico por tercera vez y le preguntó por su enfermedad. Contestó el enfermo que había tenido diarrea.

Eso va bien, dijo el médico, y se marchó.

Vino un pariente a ver al enfermo y le preguntó que cómo iba.

Me muero, contesto, a fuerza de ir bien.


Moraleja de: El enfermo y su doctor

Por lo general, quienes nos rodean nos juzgan por las apariencias y nos consideran felices por cosas que en realidad nos producen profundo dolor.

El enfermo y su doctor

El enfermo y su doctor

Volver a Cuentos y Fábulas con moralejas