El eunuco y el sacerdote. Fábula clásica de Esopo con moraleja

Fábula: El eunuco y el sacerdote

Un eunuco fue en busca de un sacerdote y le pidió que hiciera un sacrificio en su favor a fin de que pudiera ser padre.

Y el sacrificador le dijo:

Observando el sacrificio, pido que tú seas padre; pero viendo tú persona, ni siquiera me pareces un hombre.

Moraleja de: El eunuco y el sacerdote

No debemos pretender lo que bien sabemos que no estamos en condiciones de obtener.

El eunuco y el sacerdote

El eunuco y el sacerdote

Volver a Cuentos y Fábulas con moralejas